viernes, 6 de mayo de 2016

Una semana con y sin LED

Comentaba en la entrada anterior como hemos ido sustituyendo la iluminación de nuestro centro por otra más eficiente, un proceso que está siendo gradual y aún no se ha completado, no obstante ya se pueden comentar diferencias reveladoras sobre todo para quien este pensando en seguir los mismos pasos.


En la primera gráfica tenemos los datos de consumo total en kWh (Energía) y valores máximos de potencia (kW) registrados durante una semana de febrero de 2013 y la misma en 2016 tras finalizar la segunda fase de medidas que hemos puesto en marcha respecto a la mejora de la iluminación.

A simple vista se ve el impacto de la iluminación en el consumo total que disminuye en torno al 30%, si bien esto era más o menos lo previsto, lo verdaderamente llamativo es ver  que pasa con la energía y potencia reactiva. En negro vemos como la inductiva (kvarL) casi desaparece y en rojo adquiere protagonismo la capacitiva (kvarC). Los tubos LED se comportan como cargas no lineales capacitivas y la fluorescencia convencional con balastos EM como cargas inductivas, de ahí esta diferencia.

¿Afecta la sustitución LED a la calidad eléctrica de la instalación? 

Para responder a esta pregunta hemos medido la distorsión armónica total (THD) de intensidad y tensión durante el mismo periodo de tiempo. Los resultados los verás en las dos gráficas siguientes y ciertamente no son muy concluyentes, en intensidad a pesar de que los picos de consumo son mucho menores en las tres fases la THD  en intensidad es ligeramente mayor y en tensión mejora casi en un punto de media.

Este curso pretendemos completar la sustitución LED de forma completa. Si lo logramos seguiremos compartiendo estas y otras conclusiones en el blog y para ello necesitamos que apoyes nuestro proyecto. Visita la página de votaciones del concurso Embajadores LED de Philips y si crees que nuestra propuesta lo merece ayúdanos con tu voto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario